¿Cómo alimentas tu espíritu?


Partiendo del enfoque holístico, la persona es la unidad del cuerpo, mente, emoción, espíritu y medio ambiente. Somos un todo y concebir una parte sin la otra sería castrar nuestro más profundo y verdadero ser humanos.

Nuestra naturaleza posee una dimensión social esencial que debemos desarrollar de manera natural porque desde que nacemos necesitamos de los demás para ser felices y estar completos al igual que estos necesitan de nosotros. Es una retroalimentación, un derecho y un deber que forman parte de nuestro ser persona, por ello, cuanto más se hace el bien, más libre se va haciendo el hombre.

Así mismo, necesitamos y tenemos derecho a una intimidad personal que nos de el lugar para reflexionar sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea, algo que solo al hombre le es propio de hacer.

A menudo olvidamos estos derechos que hacen al hombre digno de ser hombre y nuestra propia naturaleza se revela contra nosotros ocasionándonos malestares físicos, emocionales y espirituales.

¿Buscas momentos para hacer crecer y fortalecer tu espíritu, para sustentar la totalidad de tu ser persona?

Uno de los grandes males a los que el hombre de hoy se ve sometido es el estrés emocional. ¿De qué alimentas tu espíritu? ¿Qué comen tus emociones?

Pararte a reflexionar estas preguntas te dará alguna de las respuestas de tu malestar físico y emocional, y será en las cosas sencillas del día a día donde puedas encontrar la solución y alimentar tu espíritu con los mejores nutrientes.

Aquí te comparto algunos remedios con los que yo intento alimentarme diariamente:

  • Contempla una puesta del sol, un cielo estrellado, un día de lluvia, o un cuadro o foto que te hagan sentir bien.

  • Comparte una parte de tu vida con los que te rodean: Disfruta de la sonrisa de tus hijos, dedícales un tiempo exclusivo para ellos, si son adolescentes, antes del cuarto de hora se habrán cansado de ti :D

  • Reserva un tiempo para estar con los mayores, ellos disfrutarán de tu compañía, y tu de su sabiduría.

  • Ve a ver a ese vecino que está solo o enfermo, puedes llevarle un bizcocho recién hecho.

  • Siéntate a escribir sobre algo que quisieras crear o mejorar en tu vida, un trabajo, una relación, un hábito.

  • Procúrate un momento del día para hacer algo que te guste de verdad, leer, hacer deporte, bailar, hacer oración, meditar, escuchar música, tomar un té o un chocolate...algo que sea solo para ti.

  • Date un rato para pensar si estás llevando a cabo los retos y objetivos que te hayas propuesto, y recuerda que deben ser pequeños y asequibles. Reflexiona sobre ello.

  • Y sobre todo, ámate y ama a los demás, sin olvidar que la diferencia entre querer y amar está en dejar ser a los demás como son, respetando sus fragilidades y decisiones. Exige lo mismo para ti.

De esta forma tu cuerpo generará las hormonas que retroalimentarán tu felicidad (dopamina, serotonina y endorfina) y ayudarán a reforzar y potenciar las funciones de tu sistema inmunitario evitando el paso de toxinas que puedan intoxicar tu cuerpo, tu mente y tu espíritu.

#alimentatuespiritu

16 vistas

ATITLAN CHIROPRACTIC

PZA. SAN FRANCISCO, 6, 1A-B

50006 ZARAGOZA

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social de YouTube

Copyright © 2014 Atitlan - Centro Quiropráctico. Todos los derechos reservados.

Whatsapp_37229.png